Prepara tus zapatos, bastones y mochila, porque hoy te traemos cuatro recomendaciones de senderismo que no te puedes perder si viajas a la antigua capital del Imperio Inca.

Si hace diez años los viajeros llegaban a Cusco sólo para visitar Machu Picchu y el Valle Sagrado, hoy el panorama es completamente diferente y el senderismo se ha convertido en uno de los imperdibles para descubrir los alrededores de la ciudad.

Enormes montañas nevadas, lagunas de color turquesa, bosques nubosos, ruinas arqueológicas y senderos centenarios son parte de las rutas de trekking que se pueden realizar saliendo desde Cusco. Así que, si tienes en mente un viaje a la antigua capital del Imperio Inca, en Let’s Visit Perú te recomendamos algunas de las más destacadas.

1. Camino del Inca

Sin duda es la ruta de trekking más famosa de todo Perú. En total, 43 kilómetros separan al pueblo de Piscacucho de Machu Picchu en la ruta más recorrida del Qhapaq Ñan, la red de senderos que mandó a construir el Inca Pachacutec para conectar las diferentes ciudades que formaban parte de su imperio.

El trayecto toma cuatro días y pasa por bosques nubosos, escaleras milenarias y vestigios arqueológicos, alcanzando los 4.200 msnm. Al final, la Puerta del Sol marca la entrada a la Ciudadela Sagrada de Machu Picchu, donde termina este camino que, si bien no presenta extrema dificultad, requiere de algunas semanas de preparación para mantener el ritmo y el buen estado físico.

La mejor época para conocer el Camino del Inca es de marzo a mayo y de septiembre a noviembre, para evitar la temporada alta y el invierno altiplánico. Además, es obligatorio hacer el trekking a través de un operador autorizado, quienes son los únicos que pueden acceder a los permisos de ingreso.

2. Vinicunca

Conocida también como la Montaña de los Siete Colores o la Montaña Arcoíris, Vinicunca es una de las postales más hermosas de todo Perú. Esta cumbre se ubica en plena cordillera de Vilcanota y su indescriptible belleza está dada por las tonalidades amarillas, moradas, verdes y azules de sus tierras.

El trekking comienza en la localidad de Punta, ubicada a 4.500 msnm, a donde conviene llegar tras algunas paradas en el camino para aclimatar el cuerpo a la altura. Desde allí la caminata dura es de unas tres horas y media por un camino de dificultad media a alta, hasta llegar a la cima (5.029 msnm).

Al igual que el Camino del Inca, la mejor época para conocer la Montaña Arcoíris es entre marzo y mayo, y de septiembre a noviembre, para evitar la temporada de lluvia y las grandes cantidades de turistas que llegan invierno.

3. Salkantay

Se ha convertido en una alternativa al Camino del Inca, pues de igual forma este trekking transcurre por una de las rutas que construyeron los incas para conectarse comercialmente. Lo más recomendable es hacerlo en cuatro días para tomárselo con calma, pues el punto más alto alcanza los 4.600 msnm.

La caminata se inicia en Challancancha y, durante un día y medio, todo será ascenso hasta Abra Salkantay. Sin embargo, al encontrarte con escenarios impresionantes como la laguna Humantay, los picos nevados de las montañas y las hermosas plantaciones de café, verás cómo todo el esfuerzo habrá valido la pena. El trekking termina en el pueblo de Aguas Calientes, desde donde podrás tomar un tour a la Ciudadela Sagrada de Machu Picchu.

La mejor época para el trekking a Salkantay es en la temporada seca, que va de mayo a octubre, evitando los meses de invierno, pues suelen llegar muchos turistas a la zona. Además, tu mochila no debe pesar más de 5 kilos, lo máximo que pueden cargar las mulas que las llevarán durante el trayecto.

4. Choquequirao

Desde 1970 los investigadores han estado trabajando por desenterrar la ciudadela de Choquequirao, luego de que fuera descubierta en 1909 por el arqueólogo estadounidense Hiram Bingham. Actualmente se estima que sólo se ha excavado el 30% del total de las ruinas que formaron parte de este centro cultural y religioso Inca.

Si bien este complejo arqueológico se encuentra relativamente cerca de Machu Picchu, llegar a él no es nada fácil. El trekking de ida dura alrededor de tres días y se inicia en el pueblo de Cachora, para luego atravesar el cañón del Apurimac, el más profundo del continente.

A pesar de no ser muy largo, el trekking a Choquequirao presenta una dificultad alta, pues las subidas y bajadas se realizan en trayectos cortos. Sin embargo, al llegar te darás cuenta de que el esfuerzo lo vale todo, pues no te encontrarás con más que 30 personas aún si vas en temporada alta.

¿Tienes ganas de realizar alguna de estas rutas de trekking? ¡Revisa y reserva nuestros programas online o contáctate con nosotros a sales@letsvisitperu.com para crear juntos un viaje a tu medida!

Vive la experiencia